LO QUE HAY DETRÁS DE UNA IDEA

Este mes no hay cuento, este mes hay libro. Se llama Tras la pista que me llevó a ti y lo publica la misma editorial que ha tenido la osadía de sacarme del anonimato, para más señas, busquen en las librerías estas tres letras: HQÑ. Les debo haber gustado a estos chicos, porque en esta ocasión me han dado el Premio Finalista, y gracias a ese reconocimiento otro de mis sueños se verá cumplido: ver publicada en papel una de mis novelas.

Esta historia se empezó a escribir en Junio del año pasado, se dejó por otra idea mejor al mes siguiente, y se volvió a retomar en una noche calurosa del mes de Agosto ¿Por qué volví a ella? Pues, la verdad, no lo sé. Supongo que algo me decía que esa novela que tenía guardada en el cajón tenía mucho que decir todavía y yo no había sabido sacarle toda “la molla” en un principio.

Y así fue.

Estaba paseando a mi hijo (que entonces contaba con apenas unos meses de vida) y la idea cruzó mi mente. En inglés también existe esa expresión: something cross my mind, que expresa exactamente lo que sucede cuando “alguien” o “algo” te dice como solventar esa empanada mental que lleva dándote vueltas en la cabeza y no te deja seguir adelante. O no estar a gusto con lo que vas escribiendo, que era lo que en realidad me sucedía a mí y por eso lo dejé en un principio. Esa idea me hizo borrar casi todo el manuscrito que tenía escrito, como unas cien hojas, y volver a empezar como si nada. Y mientras lo hacía, tenía a un yo conservador que me preguntaba desquiciado: “¿Pero qué c**o estás haciendo, Caridad?”. Y al otro lado, un yo aventurero, que me decía: “No le hagas caso, Cari. Tú sigue pá ‘lante, como los de Alicante”.

Y eso hice. Escribir, escribir, borrar, y seguir escribiendo.

Ahora que estoy leyendo La verdad sobre Harry Quebert no puedo dejar de reírme en las escenas en las que aparece con su madre. Lo siento mamá, pero me siento totalmente identificada: ¿Habéis intentado escribir alguna vez algo con vuestra madre al lado, leyendo por encima del hombro mientras os pone un bol de sandía cortado en trocitos? Aunque es muy de agradecer, no lo recomiendo en absoluto. Pero, ¿quién sabe? Puede que ella fuese mi amuleto de la suerte. Vaya, lo que tengo claro es que nunca podré olvidar aquellas noches de verano juntas, ella cosiendo y yo escribiendo sobre la misma mesa de la cocina:

-¿Qué? ¿Nos vamos a dormir ya?

-Espérate un poquito más, en seguida termino el capítulo.

Lo más gracioso de todo esto es que yo envié el manuscrito con la firme convicción de que no ganaría nada. Que, a lo sumo, querrían publicarla por ser original y divertida. Pero resulta que en la vida real también suceden cosas maravillosas, y aquella historia que me atrapó, que nos hizo llorar a mi madre y a mí en una cocina silenciosa, debe haber tocado la patata a alguien más para que ahora podáis ver esta portada tan bonita.

Así que esta novela es el ejemplo de que no podemos subestimar las ideas que cruzan nuestra mente, por muy descabelladas que estas sean. Puede que si han pasado, sea por un motivo.

 

cub hqñ 229

3 comentarios sobre “LO QUE HAY DETRÁS DE UNA IDEA

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: