¿Y QUÉ HAGO YO AQUÍ SI NO VENDO?

alvean-sugar-tecnicas-reunidas-y-renault-los-que-mas-crecen-en-el-ranking-de-ventas-e-espana

Trabajar en comercio es lo que tiene, todo se puede traducir en números.

¿Cuántas veces han descargado tu libro? ¿En qué posición estás en el ranking de ventas? ¿Cuántos seguidores tienes en las redes? ¿Cuántos libros has publicado? ¿Cuántos premios o menciones tienes? ¿Cuántas veces han visto tus booktrailers? ¿Cuántas veces retwittean tus tweet? ¿Cuántos me gustas tienes en tu última publicación?

Estas preguntas son reales, la gente necesita medir tu éxito de alguna manera, cuantificar el valor de lo que escribes. Quieren saber hasta qué punto están frente a una escritora, porque el mero hecho de que publiques un libro ya no les sirve.

Este tipo de comportamiento lleva como consecuencia otro mucho más enfermizo. El hecho de que te lleguen a obsesionar la respuestas de todas esas preguntas. Y que, por tanto, estés más pendiente de lo que publican otros a lo que tú estás escribiendo.

Es cierto que a todos nosotros nos gustaría que, en cuanto se publicase nuestro libro, entrásemos directamente en los ranking de ventas (tipo amazon, iTunes, etc… ) y no salir de allí hasta que se publicase el siguiente.

chartoftheday_14889_amazon_no_para_de_aumentar_sus_ventas_n

Pero entonces corremos el riesgo de perder el norte, de olvidarnos del principio más básico, el por qué escribimos nuestro libro: para contar una historia. Y atención porque no nos deberíamos de conformar con contarla de cualquier manera, si no perdiendo mucho tiempo y paciencia en cada una de las frases que tecleamos en ella. Un libro no es un producto. Aunque tenga un precio, muchas veces este es injustificado. Un libro para mí es una pequeña obra de arte, y debería verse como tal. Es la llave a otro mundo, a otras vidas, incluso puede ayudarte mucho más de lo que tú crees en un período determinado de tu vida…

Reconozco que llega a ser frustrante cuando ves que tu libro, el que te costó tantos meses o incluso años escribir, ahora vale menos de un euro. O tu editorial ha decido retirarlo del catálogo. O nadie quiere opinar sobre él, ni siquiera para decir lo mal que lo pasaron leyéndolo (bueno, de ese tipo siempre hay comentarios, parece mentira pero es la verdad).

Escribir es lo que nos debería importar de verdad. No solo tratar de idear una buena historia, también contarla de la forma más adecuada. Y ya no hablo de las faltas de ortografía, aunque también son importantes. Hablo de generar el interés por la lectura. De que tu libro anime a volver a adquirir ese hobby con otros libros, porque la experiencia ha sido tan positiva que les merece la pena sacrificar un poco de su tiempo para leer. Aunque solo sea un capítulo antes de dormir.

Cuento todo esto porque desde que he publicado mi último libro: ‘Tras la pista que me llevó a ti’, mucha gente me ha descubierto por fin como escritora, ya que no son lectores de libros en digital. Y al menos un par de personas me han dicho que gracias a mí han vuelto a leer de forma habitual, siendo esto es lo más bonito que me podrían decir sobre mi libro.

Quizá no venda todo lo que yo quiera, pero seré feliz mientras lean (en general).

cub hqñ 229

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: